Prensa

Oct 252010

Cambio de imagen – Opinión en Expansión

LEER

 

Dicen que el primer paso para solucionar un problema es aceptar que se tiene uno. El segundo paso debería ser identificar claramente cuál es. Y el tercero, hacer algo para solucionarlo.

 

Mientras en el resto de la UE se piensa en cómo mejorar la competitividad empresarial, que son la base de la creación del bienestar de la sociedad, ¿qué hacemos nosotros? Según la mayoría, hacemos poco y tarde. Según otros, lo que hacemos, lo hacemos mal: las medidas gubernamentales, dicen, lejos de ayudar, agravan los problemas de nuestra maltrecha economía. Sea como sea, hacen falta nuevos impulsos.

 

Uno podría ser la inversión extranjera, que en los últimos años ha caído bastante. Que vengan a invertir alemanes, chinos o quienes sean no es malo. Pueden ayudarse a ellos mismos, accediendo a un mercado de 47 millones de consumidores, apostando por el futuro, o considerando que España es el acceso a Latinoamérica, por ejemplo. Y pueden ayudar a la empresa española en términos de productividad, fortaleza financiera, mantenimiento de la ocupación o transferencia de know-how, que no es poco. Además, y debido a las expectativas inciertas para los años venideros, las valoraciones de las empresas españolas no cotizadas son bajas. ¿Por qué no invertir ahora en España?

 

Aunque muchas empresas estén listas para competir a nivel internacional, ¿lo están la sociedad y el Estado, en el sentido de convertirnos en una ubicación atractiva?

 

Existe un problema de imagen muy serio. Eso se refleja en el riesgo-país –percibido en los mercados internacionales– esté empíricamente justificado o no. Dicha percepción está en la base de muchas decisiones empresariales. Pero además, la baja productividad, el escaso conocimiento de idiomas, los horarios o los cambios tributarios frecuentes no crean el entorno propicio. Es obvio que la relativa escasez de crédito frena las adquisiciones o inversiones, pero nuestros factores internos juegan fuertemente en contra de España.

 

Sea una excusa o no, las percepciones cuentan, y mucho. Para cambiarlo debemos comprometernos en un proceso continuo de mejora y de remoción de los obstáculos mencionados. Pero, puestos a escoger, quizás lo más prioritario sería realizar reformas laborales y fiscales serias en las líneas ya iniciadas por los gobiernos de nuestro entorno, sin olvidar que hacer empresa debe ser visto socialmente y en ámbitos educativos como una cosa necesaria y loable. Si no hay empresas viables, no hay ocupación, ni impuestos, ni servicios públicos, ni pensiones, ni inversiones en infraestructuras. Es una cuestión demostrable, no de ideología. Necesitamos un cambio de imagen y por tanto un cambio de actitud, tanto a nivel empresarial como gubernamental y social.

 

Expansion

 

fuente: Expansión

Oct 182010

Iberia M&A – Mayo 2010 – ¿Cuándo llega la recuperación?

LEER

 

Inversiones dirigidas a compañías basadas en Iberia continúan disminuyendo en mayo hasta alcanzar un mínimo histórico en los últimos doce meses, sin tener en cuenta el mes de Agosto (período de vacaciones más común en España). La evolución es algo preocupante: el volumen de transacciones ha bajado en un 62% mes a mes y en un 80% anualmente, mientras que el número de transacciones ha decaído en un 17% comparado con el mes de abril y en un 56% anualmente.

 

 

 

 

Existe una tendencia clara en el tiempo:

  • Menos transacciones
  • Transacciones más pequeñas

 

¡Y ni siquiera se vislumbra una posible recuperación!

 

El desarrollo actual de la economía española y el Riesgo País percibido, que se hizo manifiesto en la degradación reciente de la calificación de crédito soberana de España, no es razón suficiente para esperar una recuperación en la actividad de M&A (Fusiones y Adquisiciones) a corto plazo.

 

En relación al Riesgo País percibido “Ayer España pasó por una prueba crítica para pedir prestado dinero ofreciendo altos tipos de interés, pero la fuerte demanda por la deuda mostró que los mercados no estaban tan alarmados por la situación financiera del país tal y como se había pensado anteriormente”, informa Today Online. El Tesoro de España emitió 3.000 millones de euros en bonos del tesoro de 10 años a un tipo de interés medio del 4,864% y 479 millones de euros en bonos de 30 años al 5,90%. El martes pasado ya se emitieron 5.200 millones de euros en los mercados.

 

No obstante, el mercado español ofrece oportunidades interesantes en términos del nivel de precios actual, así como de la consolidación del mercado pendiente en numerosas industrias. Recordando a Warren Buffett “El momento de interesarse por algo es cuando nadie está interesado en ello. No puedes comprar algo que es popular y salir airoso.”, quizás sea el momento oportuno para los inversores orientados en las operaciones a largo plazo para llevar a cabo un buen negocio en España.

 

fuente de datos e informe: Zephyr publicado por BvD

Oct 142010

A veces se tarda tanto en vender que se cae en concurso de acreedores

LEER

 

Jordi Blasco, abogado y Martin Mayer, economista, son los socios fundadores de Ars Corporate, una boutique de asesoramiento jurídico-económico en procesos de Adquisiciones y Fusiones (M&A) de empresas que desarrolla su actividad en España y Europa Central. Por sus manos han pasado multitud de documentos confidenciales en los que se retratan la interioridades de las empresas, desde el “perfil ciego”, hasta las due dilligence.

 

Y ese conocimiento de los procesos y la experiencia de tratar con los clientes pone en solfa algunos comportamientos empresariales a la hora de salir al mercado para comprar alguna empresa. “Lamentablemente es bastante habitual que haya empresas que no saben lo que quieren comprar, ni en qué sector, ni de qué tamaño” afirma Jordi Blasco. Incluso cuando se ha decidido en qué sector se quiere comprar, existen criterios como el tamaño, endeudamiento, situación en el mercado o portafolio de productos que deben ser tomados en cuenta antes de plantearse la compra. “Lo que no puede pasar es lo que vivimos hace poco cuando un comprador nos vino con un encargo de compra de una empresa por valor entre 1 y 40 millones de euros”, afirma Blasco. Operaciones tan poco concretas están condenadas al fracaso. Como norma general, el comprador debe dejar bien estructurada la operación para no tener que adoptar decisiones en función de cómo se desarrolle el proceso.

 

El papel de los asesores externos en los procesos de compraventa de empresas es cada vez más imprescindible, bien asesoren al comprador o bien al vendedor. Mayer explica algunos de los ‘pecados’ que acostumbran a cometer los compradores, en especial cuando se enfrentan a compras internacionales.

 

Ambos asesores coinciden en que no hay que pensar tanto en los múltiplos sobre ebitda o sobre ingresos. “En cada sector, en cada país los múltiplos son distintos” afirma Mayer “y también depende mucho del momento”. A veces el comprador calcula un múltiplo a la baja y acaba teniendo un problema de búsqueda de financiación extra para alcanzar la cifra, de lo contrario tendrá que comprar algo más pequeño”. Y lo que es peor puede realizar una oferta que puede ser vista como insultante por el vendedor”.

 

En el otro lado del tablero se encuentran el vendedor que como recuerda Martin Mayer “no tiene experiencia en la venta cosa que si puede tener el posible comprador”. Aquí a menudo entra en juego un componente emocional a la hora de valorar la empresa, que suele ser la obra de toda una vida. “Nuestro trabajo también consiste en quitar elementos emocionales en el proceso de compraventa y proteger al vendedor para que no acabe aportando información confidencial de la empresa al posible comprador”. A veces un comprador realiza una falsa oferta para averiguar las interioridades de la empresa y luego _si es elegante_ hacer una oferta ridícula”.

 

En cambio algunos empresarios que quieren vender su empresa cometen un gran error. “No quieren rebajar el precio de su empresa o tardan tanto en ponerla en venta que acaban por tener que acudir al concurso de acreedores”, comenta Blasco.

 

En empresas de propiedad y gestión familiar, el riesgo para el comprador se acrecienta y el precio se abarata. “Puede haber políticas de riesgo excesivas, o que la clientela esté muy ligada a la persona y no a la empresa” aclara Jordi Blasco. “El momento para las compras ha llegado, porque los costes de adquisición son bajos, pero no veo signos de recuperación” afirma Mayer. El riesgo país se ha disparado, por los costes laborales, tímidas reformas laborales y poca estabilidad jurídica, y lanzan una advertencia lapidaria “En España se teme que, además de la incertidumbre, se acabe entrando en una dinámica como la de Japón”.

 

Negocio

 

fuente: Negocio

Sep 232010

Venture Academy – Keiretsu Forum

LEER

 

Jordi Blasco, socio de ARS CORPORATE participa en la I Venture Academy para inversores de Keiretsu Forum en EADA.

 

Es imprescindible incorporar la estrategia de M&A dentro de la estrategia general de la empresa”, Jordi Blasco

 

Keiretsu Forum junto con EADA Business School y la colaboración de la Direcció General de Promoció Econòmica del Departament d’Economia i Finances de la Generalitat de Catalunya, ha desarrollado el programa de entrenamiento real para inversores privados que tuvo lugar el 20 y 21 de Septiembre en EADA, con 25 ponentes expertos y más de 90 asistentes que vinieron de diferentes puntos del país.

 

En este contexto, Jordi Blasco, socio de ARS CORPORATE ha intervenido con su ponencia sobre Estrategias de salida y fiscalidad, ¿a quién vender?, en la que ha remarcado la importancia de “entender la búsqueda de financiación como un proceso continuado, tanto para las start ups como para las empresas en crecimiento”, hasta llegar al punto de seguir creciendo “a través de compras o fusiones”.

 

Por ello, Blasco remarca la necesidad de crear un plan estratégico de búsqueda de inversores, en el que será imprescindible tener en cuenta “el modelo de negocio” de cada inversor, y asumir que “el business plan debe estar vivo, y cambiar y adaptarse continuamente”.

 

Durante la conferencia se aportaron los puntos clave que pueden ayudar a los inversores privados y a sus participadas a enfrentar y planificar las operaciones futuras de las empresas para continuar creciendo.

 

El programa, que tiene continuidad anual, está dirigido a business angels y tiene por objetivo ayudar a profesionalizar el sector de la inversión privada e impulsar así, a las nuevas empresas innovadoras.

 

Los ponentes y formadores de la I Venture Academy son profeisonales y business angels con una larga experiencia en operaciones de inversión: Victoriano Peralta, Venturcap; Miquel Costa, Edap; Josep Mir, Roca Junyent Family Office; Josep Lluís Sanfeliu, YSIOS CAPITAL; Jean F. Alandry, EUROHOLD; Xavier Tomas Foraster, Business Angel; Robert Gili, ALTA PARTNERS; Enrique Barreira, DAD; Lluis Pareras, COL.LEGI OFICIAL DE METGES; Xavier Foz, ROCA JUNYENT ADVOCATS; Jordi Blasco, ARS CORPORATE; Elena Gómez, PROFESIONALIA; Marcos More y Agustín García Carroggio, PRICEWATERHOUSE COOPERS; Cormac Legget, ENISA; Gorka Artola, BANTEC; Antonio López-Carrasco, Oficina PONTI; así como profesores de la Escuela de Negocios EADA, Joan Tarradellas, Sandor Darvas, Franc Ponti, Emma de Llanos, Jordi Assens, Victor Moliner, Ed Weenk y Manuel Marin.

Ago 032010

¿Comprar o fusionar empresas equivale a despedir personal?

LEER

 

Cuando oímos hablar de compraventa de empresas, fusiones, tomas de control, incluso de sinergias, con demasiada frecuencia pensamos en reducciones de plantilla, despidos, conflictos laborales,… Esta idea estereotipada no es del todo exacta y en muchas ocasiones proyecta una imagen distorsionada, cuando no falsa, del mundo de las llamadas “finanzas corporativas”.

 

Las operaciones de fusiones, adquisiciones, compraventa de empresas y similares no siempre conllevan consecuencias desagradables para la plantilla de la empresa objeto de la operación corporativa. Todo dependerá del caso concreto y, muy especialmente, del tipo de empresa o inversor que toma el control.

 

Por ejemplo, en el caso del capital riesgo o private equity, es decir, en el caso de inversores financieros que toman una participación en una empresa para revenderla al cabo de unos años con una plusvalía, lo que sucede normalmente es el efecto contrario: debido a los crecimientos que la entrada de capital favorece, la empresa aumenta su actividad -si todo va razonablemente bien- viéndose en la necesidad de contratar a nuevo personal. Los compradores tienen un perfil netamente financiero y, por definición, invierten en empresas con buen equipo directivo, capaz de liderar un fuerte crecimiento. Excepto en casos de crisis agudas, el inversor financiero no sacaría provecho alguno de forzar una reducción de plantilla: más costes, más conflictos y menos generación de caja en su participada (cosa a evitar, puesto que las empresas se valoran en función de la capacidad de generar caja en el futuro inmediato).

 

Tampoco es el caso de los compradores llamados “estratégicos”: no están en el sector de la empresa comprada; quizás sí están en un sector colindante o son clientes o proveedores de la empresa objetivo. Desean entrar en un nuevo mercado (un nuevo ámbito geográfico o un nuevo segmento del mercado actual, por ejemplo) o quieren aumentar su oferta global de productos (incorporando el portafolio de la empresa comprada) o a lo mejor pretenden estar presentes en una parte del proceso productivo o de creación de valor en el que no estaban, consiguiendo para sí los márgenes de su antiguo proveedor o cliente. Este tipo de comprador puede encontrarse con alguna duplicidad de personas -sumando la empresa original y la empresa objetivo- pero como su negocio es algo o muy distinto, tampoco será un objetivo importante la reducción de puestos de trabajo. Las sinergias no vienen por ese lado.

 

Totalmente distinto es el caso de un competidor directo de la empresa comprada. En ese caso, la adquisición puede poner de manifiesto duplicidades o posibilidades de reducción importante de costes. Pero no siempre.

 

Pensemos en el caso de un competidor nuestro pero que no está presente en España. Es fuerte en su país y quiere desarrollar sus ventas aquí. Puede optar por montar una filial de cero (con la necesidad de contratar personal en un país que no conoce, hacer cuantiosas inversiones, etc.) o bien comprar a alguien ya establecido, aunque sea un competidor local, y ahorrarse todo ese largo, y en ocasiones, doloroso camino. Complementariamente, lo que obtendrá será un nuevo canal de venta de sus propios productos. De este modo, esa compra bien puede considerarse como estratégica y no comportar reducciones de plantilla en la empresa adquirida. La empresa comprada, por su lado, adquiere potencia financiera, know-how, acceso a otros mercados, más gama de productos, etc.

 

Por supuesto, no siempre las cosas son tan bonitas: en muchas ocasiones la adquisición de un competidor directo se hace solamente para comprar su cuota de mercado. En esos casos, las reducciones de plantilla son comunes, desgraciadamente, como lo son en los casos de venta para reestructurar la empresa o, peor, las ventas de empresas en concurso o en situaciones próximas a él.

 

Pero sea como sea, la compra de una empresa no siempre equivale a reducir la plantilla. Puede ser una oportunidad para el futuro de la empresa y sus colaboradores.

 

pdf

 

fuente: Ejecutivos

Envíenos un Whats!
Enviar vía WhatsApp